Jardines del Museo Lázaro Galdiano

Jardines del Museo Lázaro Galdiano

Si te gusta, comparte:

En plena calle Serrano se encuentra un rincón verde de Madrid muy poco conocido, los Jardines del Museo Lázaro Galdiano.

Dentro del palacete de cuatro pisos se recogen más de 15.000 obras pictóricas y obras de arte de la colección del bibliófilo José Lázaro Galdiano (1862-1947). Arte que no solo se encuentra en el interior de la mansión, sino también en sus jardines, como los bustos de emperadores o la estatua de Galatea.

Jardines de Lázaro Galdianoa

Jardines de Lázaro Galdianoa

Al Jardín del Parque Florido se puede acceder de forma libre durante el horario en el que el museo se encuentra abierto, salvo cuando se celebra algún evento privado.

Los Jardines del Palacio Lázaro Galdiano es una muestra de cómo eran los jardines privados en Madrid al comienzo del siglo XX. Este tipo de vergeles son la evolución del estilo paisajista del siglo XVIII, además de la adaptación del estilo francés “hotel de ville” al clima de la capital, y al estilo isabelino.

Más de sesenta especies de árboles, arbustos, tapizantes, trepadoras y flores adornan el parterre, algunas de las cuales no se ven en otros espacios madrileños. Entre ellas encontramos cedro del Himalaya, acanto, magnolia, ciclamen, jazmín estrellado, laurel, abeto de Colorado.

Fuente

Fuente

El jardín sigue un trazado sencillo, que gira alrededor de la casa, con caminos principales que la comunican con las dos calles a la que se accede, la calle Serrano y la calle Claudio Coello. Alrededor, ondulantes sendas que forman isletas decoradas con distintas variedades de plantas. Canastas de flores con diferentes dibujos completan la ornamentación verde.

Sin duda, un museo que merece una visita obligada, junto con un lento paseo por el Parque Florido.

Si quieres conocer más rincones verdes, te recomendamos nuestra página Los mejores jardines de Madrid.

Dónde: Calle Serrano, 122

Horarios: M-D: de 09:00 a 15:00 h

Metro: Gregorio Marañón

Punto fuerte: Es una muestra de los jardines privados madrileños de comienzos del siglo XX.

Jardines Museo Lázaro Galdiano

Si te gusta, comparte:
Casa de Campo, el pulmón verde de Madrid

Casa de Campo, el pulmón verde de Madrid

Si te gusta, comparte:

Con una extensión de más 1.500 hectáreas, la Casa de Campo de Madrid constituye, sin lugar a duda, el principal pulmón verde de la ciudad.

Si indagamos en su historia, nos remontamos a la época de Felipe II. Cuando el rey trasladó su corte a Madrid, quiso formar una enorme finca desde el Palacio de Oriente, incluyendo los terrenos de caza del Pardo. Poco a poco se fueron incorporando a la misma otras propiedades agrícolas de la zona.

En tiempos de Fernando VII se le denominó Bosque Real y sus fines principales eran cinegéticos. Más tarde, fue Carlos III quien añadió la ganadería y agricultura a las actividades del recinto.

Pero con la Segunda República, todo este espacio se cedió al pueblo. Desde entonces, todos los madrileños podemos disfrutar de este espectacular rincón verde.

Desde los años 50 hasta el comienzo de los 70, se llevaba a cabo en este recinto la exposición bianual Feria del Campo. Diferentes provincias de España ofrecían su gastronomía y artesanía, e invitaban a conocer sus productos agrícolas y su folklore. Todo un acontecimiento donde se recorría la geografía española en un solo día. Distribuidos en pabellones por provincias, se conformaron como pequeñas ciudades cuyos edificios aún hoy se conservan. A principios del siglo XXI, se creó el Paseo de la Gastronomía, reconvirtiendo muchos de estos pabellones en restaurantes de gran categoría, como el Pabellón Ondarreta o Currito. Hoy en día, desgraciadamente, solo quedan unos pocos como La Pesquera, La Masía o Si quieres arroz Catalina.

Embarcadero

Embarcadero

​Con extraordinaria belleza paisajística y gran valor ecológico, este parque urbano de ámbito forestal, está ubicado en la zona suroeste de la capital en el distrito de Moncloa-Aravaca. En 2010, la Casa de Campo fue declarada Bien de Interés Cultural.

Encinas, álamos, sauces, fresnos, retamas, plátanos, robles, pinos piñoneros cubren la gran superficie vegetal. Especies como la cigüeña blanca, el petirrojo, la abubilla, el verderón, el pájaro carpintero, el conejo, la liebre, la perdiz roja, el ánade, o el zorro, entre otros, constituyen el hábitat del lugar.

La Casa de Campo cuenta con varios centros de Biodiversidad: Avifauna, de Divulgación de Insectos y Divulgación de Mariposas. Y a su vez, diferentes centros de protección y observación de fauna y flora, como la Reserva de Regeneración Forestal, la Reserva Ornitológica, el Centro de Observación de Aves y el de Recuperación de Cigüeñas.

En su interior, acoge instalaciones tan importantes de la capital como El Parque de atracciones, el Zoo, el pabellón de Madrid Arena, diversos recintos feriales y una gran piscina pública. Junto a la Puerta del Rey, se encuentra el vivero de plantas

Se conecta con el Parque del Oeste a través del Teleférico, que nos permite increíbles vistas panorámicas de la arboleda.

Diversas entradas dan acceso a este parque. Destacamos alguna de de ellas como la Puerta del Río, en el mismo Madrid Río cerca de Príncipe Pío, la de la Puerta del ángel, la de Batán o la de Rodajos.

Una de las zonas más visitas es la del Lago con su embarcadero y sus merenderos, sobre todo con la llegada del buen tiempo. Cormoranes y gaviotas pueden verse, con frecuencia, alrededor del agua.

Un sinfín de actividades deportivas tienen lugar en sus áreas verdes. Piragüismo, ciclismo, running, maratones, patinaje, etc.

Diversas áreas del parque acogen pic-nic familiares, reuniones de amigos o paseos individuales, permitiendo dar a un respiro a los madrileños, sin tener que desplazarse mucho del centro de la ciudad.

Si quieres conocer más rincones verdes, te recomendamos nuestra página Los mejores jardines de Madrid.

Dónde: Paseo de la Puerta del ángel,1

Metro: Casa de Campo/Batán/Lago

Horarios: Abierto todo el año. El acceso al Zoo, Parque de atracciones y al Pº de Extremadura cierra de 01:00 a 06:00 h.

Entrada libre.

Punto fuerte: Su biodiversidad y su extensión.

 

Casa de Campo

Si te gusta, comparte:
Jardines de Pablo Sorozábal o Jardines del Ajedrez

Jardines de Pablo Sorozábal o Jardines del Ajedrez

Si te gusta, comparte:

En pleno barrio de Chamartín, frente al Auditorio Nacional, se encuentran Los jardines de Pablo Sorozábal, un rincón verde de Madrid, muy poco conocido.

Inaugurados en el 2015, también son conocidos como los Jardines del Ajedrez, por su conjunto arquitectónico “El sueño de lo imposible” diseñado por el escultor Gustavo Herrera.

La obra está formada por un tablero de hormigón de 4 metros de lado, 32 piezas de ajedrez y 6 figuras gigantes construidas con silicona, acero y polimetilmetacrilato. El rey, la reina, la torre, el alfil, el caballo y el peón se rodean de bancos y mesas donde la gente del barrio puede demostrar su destreza en este juego. La figura más grande es el rey con 4,8 metros de altura y le sigue la reina con 4 metros. El resto de las figuras miden entre 2 y 3 metros.

Jardines de Pablo Sorozábal

Jardines de Pablo Sorozábal

Al atardecer, estas 6 esculturas se iluminan con la energía solar acumulada durante el día, dotando el entorno de un aspecto mágico y colorido.

El objetivo principal de los Jardines del Ajedrez es fomentar la práctica de este deporte, y a la vez que sirva como lugar de encuentro de los ciudadanos del barrio.

Con una superficie de casi 5.000 metros cuadrados, el parque alberga, además, la escultura del músico Pablo Sorozábal. De esta manera, Madrid rinde homenaje al compositor vasco que fue director de la orquesta sinfónica madrileña.

Prunos, arces, cipreses, ciruelos rojos, entre otros, pueblan estos jardines y dan serenidad al entorno.

Terraza Lobbo

Terraza Lobbo

Además, dentro del parque se encuentra la terraza Lobbo, donde podrás tomar un refresco en plena naturaleza

Si quieres conocer más rincones verdes, te recomendamos nuestra página Los mejores jardines de Madrid.

Dónde: Calle Príncipe de Vergara, 139

Horarios: Abierto todos los días 24 horas

Metro: Cruz del Rayo

Punto fuerte: Sus 6 figuras de ajedrez gigantes

 

 

Jardines de Pablo Sorozábal

Si te gusta, comparte:
Olivar de Castillejo, las Noches del Olivar

Olivar de Castillejo, las Noches del Olivar

Si te gusta, comparte:

Uno de los rincones verdes que más sorprenden de nuestra ciudad es, sin duda, el Olivar de Castillejo.

D. José de Castillejo fue un ilustre intelectual español, muy ligado a la Institución Libre de Enseñanza. Su gran amor a la tierra le impulsó a vivir en un pequeño pueblo cercano a la capital, Chamartín de la Rosa, donde adquirió lo que se llamaba en 1917 el Olivar del Balcón. Un olivar cargado de historia, pues fue testigo en 1808 de la presencia napoleónica en Madrid.

Un selecto grupo de intelectuales de la época como Ramón Menéndez Pidal, Luis Lozano o Dámaso Alonso, entre otros, fueron vecinos del ecologista. La correspondencia que don José mantenía con personalidades de la Edad de Plata de la cultura española, ha permitido a sus herederos publicar varios volúmenes. Grandes escritores como Antonio Machado pasearon por el olivar.

En 1985, la familia Castillejo decide constituir la Fundación Olivar de Castillejo, en memoria de su padre, con el fin de preservar el entorno.

La fundación, sin ánimo de lucro, apoya iniciativas culturales y de medio ambiente, a la vez que sirve como punto de encuentro de intelectuales promoviendo el obligado debate.

Con más de cien olivos centenarios, el Olivar de Castillejo se extiende sobre un terreno de una hectárea ubicada en una de las zonas más privilegiadas de Madrid, el distrito de Chamartín.

A primera vista sorprende descubrir que Madrid, en el pasado, tuviera una gran cultura olivarera. Además, llama la atención la forma en que se cultivó el rústico jardín. Antiguamente, se labraba las proyecciones de copas de los olivos, a la vez que se dejaba espacio al resto de especies en los lugares no labrados y en el borde del camino.

Así, entre olivo y olivo se distribuyen adelfas, lilos y laureles, y distintas plantas aromáticas como tomillo o romero. La extensa arboleda se complementa con algunos ejemplares de granados, membrillos y madroños.

En medio del entorno se alzan las casas de José Castillejo y su mujer Irene Claremont, así como la de Juan López Suárez y Mariana Castillejo que han sido declaradas de interés por el COAM.

En la fundación se han realizado conciertos, exposiciones, improvisaciones musicales, lecturas poéticas y presentaciones de libros.

Noches del Olivar

Noches del Olivar

Para la época veraniega, de junio a septiembre, la fundación abre sus puertas para invitarnos a las Noches del Olivar, un evento que da a conocer a las jóvenes promesas de la música clásica.

Si quieres conocer más rincones verdes, te recomendamos nuestra página Los mejores jardines de Madrid.

Dónde: Calle Menéndez Pidal, 3 bis

Metro: Cuzco

Horarios: M-S de 19:15 a 23:00 h desde junio a septiembre.

Actividades programadas: Sin reserva previa. Acceso por orden de llegada. Se abre 45 m antes de la actividad.

Web: http://fundacionolivardecastillejo.org/

Punto fuerte: Sus olivos centenarios y sus iniciativas culturales.

Precio: Donativo de 10 €.

Teléfono: 913 59 71 61

 

 

Museo del Romanticismo

Si te gusta, comparte:

Jardines de la Casa Museo de Lope de Vega

Si te gusta, comparte:

En pleno barrio de las Letras se encuentra un pequeño rincón verde escondido, que muy pocos conocen, los Jardines de la Casa Museo de Lope de Vega.

Un edificio del siglo XVII de la calle Cervantes, muy próximo a la casa donde vivió y murió el autor del Quijote, que cuenta con un pequeño jardín con huerto. En su fachada, de ladrillo y piedra, hay un cartel sobre la puerta, que reza así: “Parva propria magna, magna aliena parva” (las cosas pequeñas y propias son grandes, las cosas grandes de otros son pequeñas). La lectura de esta frase nos alecciona sobre lo que vamos a ver al atravesar el umbral.

Fue en 1929 cuando se inicia el proyecto de la Casa Museo de Lope de Vega, propuesto por Antonia García que era la actual propietaria. En 1935 se abre la casa al público y se declara Monumento Histórico Artístico.

Muchas fueron las horas que el célebre escritor dedicó a su huerto y a su jardín. Cada día lo visitaba a primera hora de la mañana y por la tarde.

Los Jardines de la Casa Museo de Lope de Vega pudieron reconstruirse mediante sus poemas. Naranjos, laureles, un granado, un ciprés o una higuera son algunos de los árboles descritos en los versos del poeta.

“Que mi jardín, más breve que cometa,
Tiene solo dos árboles, diez flores, 
Dos parras, un naranjo, una mosqueta,
Aquí son dos muchachos ruiseñores,
Y dos calderos de agua forman fuente
Por dos piedras o conchas de colores”.

 

Flores como jazmines, jacintos, narcisos, alelíes, rosas, violetas, rosa mosqueta, claveles, azucenas, tulipanes, madreselvas, le sirvieron de inspiración. Por su obra conocemos que, en su huerto, «mi güertecillo» como él decía, se cultivaban alcachofas, espárragos, hierbas aromáticas y fresas, entre otros.

En la actualidad, se conserva también la puerta trasera de madera, el pozo de granito y el gallinero.

Para conocer estos jardines tenemos que hacer una reserva previa llamando al teléfono 914 29 92 16 o enviando un email a casamuseolopedevega@madrid.org. Todos los días, menos los lunes, se organizan visitas guiadas en grupos de máximo 15 personas. Las visitas comienzan cada media hora y tienen una duración aproximada de 35 minutos. La última visita se realiza a las 17.00 horas. También se hacen en inglés, italiano y francés.

Si quieres conocer más rincones verdes, te recomendamos nuestra página Los mejores jardines de Madrid.

Dónde: Calle Cervantes, 11

Metro: Antón Martín

Entrada gratuita. Imprescindible reserva previa

Para reservar llamar al 914 29 92 16 o enviando email a casamuseolopedevega@madrid.org.

Horarios: M-D: de 10:00 a 18:00 h (último pase a las 17:00 h)

Jardines de la casa de Lope de Vega

Si te gusta, comparte:
Parque Juan Carlos I, un rincón lleno de vida

Parque Juan Carlos I, un rincón lleno de vida

Si te gusta, comparte:

En el distrito de Barajas se encuentra el segundo parque más grande de la capital después de la Casa de Campo, el Parque Juan Carlos I.

Se inauguró en 1992, cuando Madrid se convirtió en Capital Europea de la Cultura. De esta manera se recuperó una zona de Madrid que se encontraba muy degradada.

Con una superficie de 160 hectáreas, este rincón verde incluye un lago de 30.000 m2, una ría de 1.900 m de longitud, un auditorio, 19 esculturas abstractas, y hasta un olivo centenario.

Por su interés, destacan principalmente cuatro zonas del parque:

  • El Jardín de las Tres Culturas: Un paraíso delimitado por una acequia circular y rodeado de vegetación propia de un oasis, como las palmeras que protegen el Árbol de la Vida.
  • La Estufa fría: una estructura en cuyo interior se crea un microclima ideal para la colección de plantas exóticas que aloja.
  • Cinco pirámides: cubiertas de arbustos y césped y rematadas por cipreses y olivos.
  • Pirámide solar: la energía solar del día se transforma en energía eléctrica que después utilizan los vehículos del parque, consiguiendo la autosuficiencia energética.

Sin duda, Juan Carlos I es un parque lleno de vida. Muchas son las actividades deportivas que se pueden realizar aquí. Desde fútbol, baloncesto, piragüismo, patinaje, pesca deportiva, pádel, voleibol, golf, yoga, taichí, hasta gimnasia de mantenimiento.

Una de las iniciativas más interesantes es el servicio gratuito de préstamo de bicicletas. Hay bicis para niños, adultos y también modelos tándem. Cada día puedes utilizar el servicio durante una hora, y con casco incluido para más seguridad.

Tampoco faltan propuestas interesantes de ocio, con programas de educación ambiental para colegios, talleres infantiles y para adultos, incluyendo huerto urbano.

Si quieres conocer el parque y no perderte ninguno de sus rincones, puedes subir al tren turístico de forma gratuita. Con un recorrido circular, te mostrarán los lugares y esculturas más importantes que alberga el parque en su interior.

Asimismo, cuenta con un área especial para el vuelo de cometas. Se trata de una explanada elevada y abierta, sin árboles, donde suele correr con frecuenta el viento

Y para completar sus ventajas, el parque Juan Carlos I dispone de un área canina vallada bastante grande, que incluye pipican y circuito Agility. Muchos fines de semanas puedes encontrar allí a adiestradores que trabajan con sus perros o grupos de algún foro canino que hacen quedadas.

Si quieres conocer más rincones verdes, te recomendamos nuestra página Los mejores jardines de Madrid.

Dónde: Glorieta de Don Juan de Borbón Datterbaeg s/n

Horarios:

Desde junio a septiembre: L-D: de 07:00 a 01:00 h.

De octubre a mayo: D-J: de 07:00 a 23:00 h/ V-S: de 07:00 a 24:00 h.

Metro: Feria de Madrid

Punto fuerte: Su gran extensión, su lago y su ría.

Parque Juan Carlos I

Si te gusta, comparte:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.mas informacion

ACEPTAR
Aviso de cookies