Jardines de Pablo Sorozábal o Jardines del Ajedrez

Si te gusta, comparte:

En pleno barrio de Chamartín, frente al Auditorio Nacional, se encuentran Los jardines de Pablo Sorozábal, un rincón verde de Madrid, muy poco conocido.

Inaugurados en el 2015, también son conocidos como los Jardines del Ajedrez, por su conjunto arquitectónico “El sueño de lo imposible” diseñado por el escultor Gustavo Herrera.

La obra está formada por un tablero de hormigón de 4 metros de lado, 32 piezas de ajedrez y 6 figuras gigantes construidas con silicona, acero y polimetilmetacrilato. El rey, la reina, la torre, el alfil, el caballo y el peón se rodean de bancos y mesas donde la gente del barrio puede demostrar su destreza en este juego. La figura más grande es el rey con 4,8 metros de altura y le sigue la reina con 4 metros. El resto de las figuras miden entre 2 y 3 metros.

Al atardecer, estas 6 esculturas se iluminan con la energía solar acumulada durante el día, dotando el entorno de un aspecto mágico y colorido.

El objetivo principal de los Jardines del Ajedrez es fomentar la práctica de este deporte, y a la vez que sirva como lugar de encuentro de los ciudadanos del barrio.

Con una superficie de casi 5.000 metros cuadrados, el parque alberga, además, la escultura del músico Pablo Sorozábal. De esta manera, Madrid rinde homenaje al compositor vasco que fue director de la orquesta sinfónica madrileña.

Prunos, arces, cipreses, ciruelos rojos, entre otros, pueblan estos jardines y dan serenidad al entorno.

Además, dentro del parque se encuentra la terraza Lobbo, donde podrás tomar un refresco en plena naturaleza

Si quieres conocer más rincones verdes, te recomendamos nuestra página Los mejores jardines de Madrid.

Dónde: Calle Príncipe de Vergara, 139

Horarios: Abierto todos los días 24 horas

Metro: Cruz del Rayo

Punto fuerte: Sus 6 figuras de ajedrez gigantes

 

 

Jardines de Pablo Sorozábal

Si te gusta, comparte:
Olivar de Castillejo, las Noches del Olivar

Olivar de Castillejo, las Noches del Olivar

Si te gusta, comparte:

Uno de los rincones verdes que más sorprenden de nuestra ciudad es, sin duda, el Olivar de Castillejo.

D. José de Castillejo fue un ilustre intelectual español, muy ligado a la Institución Libre de Enseñanza. Su gran amor a la tierra le impulsó a vivir en un pequeño pueblo cercano a la capital, Chamartín de la Rosa, donde adquirió lo que se llamaba en 1917 el Olivar del Balcón. Un olivar cargado de historia, pues fue testigo en 1808 de la presencia napoleónica en Madrid.

Un selecto grupo de intelectuales de la época como Ramón Menéndez Pidal, Luis Lozano o Dámaso Alonso, entre otros, fueron vecinos del ecologista. La correspondencia que don José mantenía con personalidades de la Edad de Plata de la cultura española, ha permitido a sus herederos publicar varios volúmenes. Grandes escritores como Antonio Machado pasearon por el olivar.

En 1985, la familia Castillejo decide constituir la Fundación Olivar de Castillejo, en memoria de su padre, con el fin de preservar el entorno.

La fundación, sin ánimo de lucro, apoya iniciativas culturales y de medio ambiente, a la vez que sirve como punto de encuentro de intelectuales promoviendo el obligado debate.

Con más de cien olivos centenarios, el Olivar de Castillejo se extiende sobre un terreno de una hectárea ubicada en una de las zonas más privilegiadas de Madrid, el distrito de Chamartín.

A primera vista sorprende descubrir que Madrid, en el pasado, tuviera una gran cultura olivarera. Además, llama la atención la forma en que se cultivó el rústico jardín. Antiguamente, se labraba las proyecciones de copas de los olivos, a la vez que se dejaba espacio al resto de especies en los lugares no labrados y en el borde del camino.

Así, entre olivo y olivo se distribuyen adelfas, lilos y laureles, y distintas plantas aromáticas como tomillo o romero. La extensa arboleda se complementa con algunos ejemplares de granados, membrillos y madroños.

En medio del entorno se alzan las casas de José Castillejo y su mujer Irene Claremont, así como la de Juan López Suárez y Mariana Castillejo que han sido declaradas de interés por el COAM.

En la fundación se han realizado conciertos, exposiciones, improvisaciones musicales, lecturas poéticas y presentaciones de libros.

Noches del Olivar

Noches del Olivar

Para la época veraniega, de junio a septiembre, la fundación abre sus puertas para invitarnos a las Noches del Olivar, un evento que da a conocer a las jóvenes promesas de la música clásica.

Si quieres conocer más rincones verdes, te recomendamos nuestra página Los mejores jardines de Madrid.

Dónde: Calle Menéndez Pidal, 3 bis

Metro: Cuzco

Horarios: M-S de 19:15 a 23:00 h desde junio a septiembre.

Actividades programadas: Sin reserva previa. Acceso por orden de llegada. Se abre 45 m antes de la actividad.

Web: http://fundacionolivardecastillejo.org/

Punto fuerte: Sus olivos centenarios y sus iniciativas culturales.

Precio: Donativo de 10 €.

Teléfono: 913 59 71 61

 

 

Museo del Romanticismo

Si te gusta, comparte:

Jardines de la Casa Museo de Lope de Vega

Si te gusta, comparte:

En pleno barrio de las Letras se encuentra un pequeño rincón verde escondido, que muy pocos conocen, los Jardines de la Casa Museo de Lope de Vega.

Un edificio del siglo XVII de la calle Cervantes, muy próximo a la casa donde vivió y murió el autor del Quijote, que cuenta con un pequeño jardín con huerto. En su fachada, de ladrillo y piedra, hay un cartel sobre la puerta, que reza así: “Parva propria magna, magna aliena parva” (las cosas pequeñas y propias son grandes, las cosas grandes de otros son pequeñas). La lectura de esta frase nos alecciona sobre lo que vamos a ver al atravesar el umbral.

Fue en 1929 cuando se inicia el proyecto de la Casa Museo de Lope de Vega, propuesto por Antonia García que era la actual propietaria. En 1935 se abre la casa al público y se declara Monumento Histórico Artístico.

Muchas fueron las horas que el célebre escritor dedicó a su huerto y a su jardín. Cada día lo visitaba a primera hora de la mañana y por la tarde.

Los Jardines de la Casa Museo de Lope de Vega pudieron reconstruirse mediante sus poemas. Naranjos, laureles, un granado, un ciprés o una higuera son algunos de los árboles descritos en los versos del poeta.

“Que mi jardín, más breve que cometa,
Tiene solo dos árboles, diez flores, 
Dos parras, un naranjo, una mosqueta,
Aquí son dos muchachos ruiseñores,
Y dos calderos de agua forman fuente
Por dos piedras o conchas de colores”.

 

Flores como jazmines, jacintos, narcisos, alelíes, rosas, violetas, rosa mosqueta, claveles, azucenas, tulipanes, madreselvas, le sirvieron de inspiración. Por su obra conocemos que, en su huerto, «mi güertecillo» como él decía, se cultivaban alcachofas, espárragos, hierbas aromáticas y fresas, entre otros.

En la actualidad, se conserva también la puerta trasera de madera, el pozo de granito y el gallinero.

Para conocer estos jardines tenemos que hacer una reserva previa llamando al teléfono 914 29 92 16 o enviando un email a casamuseolopedevega@madrid.org. Todos los días, menos los lunes, se organizan visitas guiadas en grupos de máximo 15 personas. Las visitas comienzan cada media hora y tienen una duración aproximada de 35 minutos. La última visita se realiza a las 17.00 horas. También se hacen en inglés, italiano y francés.

Si quieres conocer más rincones verdes, te recomendamos nuestra página Los mejores jardines de Madrid.

Dónde: Calle Cervantes, 11

Metro: Antón Martín

Entrada gratuita. Imprescindible reserva previa

Para reservar llamar al 914 29 92 16 o enviando email a casamuseolopedevega@madrid.org.

Horarios: M-D: de 10:00 a 18:00 h (último pase a las 17:00 h)

Jardines de la casa de Lope de Vega

Si te gusta, comparte:
Parque Juan Carlos I, un rincón lleno de vida

Parque Juan Carlos I, un rincón lleno de vida

Si te gusta, comparte:

En el distrito de Barajas se encuentra el segundo parque más grande de la capital después de la Casa de Campo, el Parque Juan Carlos I.

Se inauguró en 1992, cuando Madrid se convirtió en Capital Europea de la Cultura. De esta manera se recuperó una zona de Madrid que se encontraba muy degradada.

Con una superficie de 160 hectáreas, este rincón verde incluye un lago de 30.000 m2, una ría de 1.900 m de longitud, un auditorio, 19 esculturas abstractas, y hasta un olivo centenario.

Por su interés, destacan principalmente cuatro zonas del parque:

  • El Jardín de las Tres Culturas: Un paraíso delimitado por una acequia circular y rodeado de vegetación propia de un oasis, como las palmeras que protegen el Árbol de la Vida.
  • La Estufa fría: una estructura en cuyo interior se crea un microclima ideal para la colección de plantas exóticas que aloja.
  • Cinco pirámides: cubiertas de arbustos y césped y rematadas por cipreses y olivos.
  • Pirámide solar: la energía solar del día se transforma en energía eléctrica que después utilizan los vehículos del parque, consiguiendo la autosuficiencia energética.

Sin duda, Juan Carlos I es un parque lleno de vida. Muchas son las actividades deportivas que se pueden realizar aquí. Desde fútbol, baloncesto, piragüismo, patinaje, pesca deportiva, pádel, voleibol, golf, yoga, taichí, hasta gimnasia de mantenimiento.

Una de las iniciativas más interesantes es el servicio gratuito de préstamo de bicicletas. Hay bicis para niños, adultos y también modelos tándem. Cada día puedes utilizar el servicio durante una hora, y con casco incluido para más seguridad.

Tampoco faltan propuestas interesantes de ocio, con programas de educación ambiental para colegios, talleres infantiles y para adultos, incluyendo huerto urbano.

Si quieres conocer el parque y no perderte ninguno de sus rincones, puedes subir al tren turístico de forma gratuita. Con un recorrido circular, te mostrarán los lugares y esculturas más importantes que alberga el parque en su interior.

Asimismo, cuenta con un área especial para el vuelo de cometas. Se trata de una explanada elevada y abierta, sin árboles, donde suele correr con frecuenta el viento

Y para completar sus ventajas, el parque Juan Carlos I dispone de un área canina vallada bastante grande, que incluye pipican y circuito Agility. Muchos fines de semanas puedes encontrar allí a adiestradores que trabajan con sus perros o grupos de algún foro canino que hacen quedadas.

Si quieres conocer más rincones verdes, te recomendamos nuestra página Los mejores jardines de Madrid.

Dónde: Glorieta de Don Juan de Borbón Datterbaeg s/n

Horarios:

Desde junio a septiembre: L-D: de 07:00 a 01:00 h.

De octubre a mayo: D-J: de 07:00 a 23:00 h/ V-S: de 07:00 a 24:00 h.

Metro: Feria de Madrid

Punto fuerte: Su gran extensión, su lago y su ría.

Parque Juan Carlos I

Si te gusta, comparte:
El bosque encantado, un jardín botánico de cuento

El bosque encantado, un jardín botánico de cuento

Si te gusta, comparte:

Como si de un lugar de cuento se tratara, El bosque encantado te descubre el embrujo de un mundo fantástico conectado con la naturaleza.

En 2011 abrió sus puertas en San Martín de Valdeiglesias, un jardín botánico de 25.000 metros cuadrados, único en Europa.

Este mágico rincón verde es obra del escultor sevillano Juan Antonio Pizarraya, que se inspiró en la película de Eduardo Manostijeras de Tim Burton. Su creación cuenta con más de trescientas esculturas silvestres rodeadas de más de quinientas especies vegetales de todo el mundo. Para su obra artística contó con la colaboración de otros escultores europeos.

Blancanieves

Blancanieves

Figuras de arte topiario creadas con estructuras metálicas recubiertas de especies vegetales que tardan en crecer entre uno y tres años. Muchas de ellas están hechas de ligustrum, aunque hay otras realizadas con boj, planta más delicada y de crecimiento más lento.

Un recorrido de aproximadamente dos horas a través de senderos que te transportan a un mundo imaginario en plena naturaleza, amenizado por música relajante.

Jirafa

Jirafa

Se requiere imaginación, trabajo y mucha paciencia para conseguir cada una de las siluetas. Figuras mitológicas, animales fantásticos como el unicornio o el dragón, personajes de cuentos como Pinocho o Blancanieves, y muchos más, pueblan El bosque encantado.

Uno de los lugares más encantadores es la cascada Barbellino, un salto de agua natural de la Sierra Oeste.

Recientemente se ha creado la Ruta de los deportes, donde podrás ver las esculturas verdes de Alberto Contador y de Ronaldo a tamaño natural. Laberintos, exposiciones de cactus, de bonsáis, de plantas aromáticas o las de Drusas, Geodas y Cuarzo, complementan el interés de la visita.

Y aprovechad para hacer un pic-nic en su merendero con mesas y sillas (se puede traer comida y agua, pero no bebidas).

Por la noche, el bosque se ilumina creando imágenes verdaderamente mágicas.

Sin duda, un buen plan para ir en familia en cualquier época del año. Según la estación que elijas, el encanto será diferente.

También puedes pasar un fin de semana de cuento, alojándote en los bungalows, a orillas del pantano de San Juan. Puedes reservar llamando al teléfono 629 71 93 14.

Si quieres conocer más rincones verdes, te recomendamos nuestra página Los mejores jardines de Madrid.

Dónde: San Martín de Valdeiglesias. Camino de Marañones, 217m

Horarios: L-X: de 10:30 a 15:00 h/ J-D: de 10:30 a 19:00 h

Parking gratuito

Web: https://bosqueencantado.net/

Punto fuerte: el entorno mágico creado con las esculturas

Puedes comprar las entradas AQUÍ

 

 

El bosque encantado

Si te gusta, comparte:
Jardines de Sabatini, reflejos del Palacio de Oriente

Jardines de Sabatini, reflejos del Palacio de Oriente

Si te gusta, comparte:

Frente a la fachada norte del Palacio de Oriente se encuentra uno de los jardines más visitados de Madrid por los turistas, los Jardines de Sabatini.

Para conocer su origen tenemos que retroceder al siglo pasado. De forma anexa al palacio, se encontraban las Caballerizas Reales, construidas por el arquitecto Sabatini. En ellas se daba cobijo, además de a los caballos, a las carrozas y coches reales.

Cuando se proclamó la segunda República en 1931, se confiscaron los terrenos y se cedieron al Ayuntamiento de la capital. Allí se construyeron los jardines de estilo neoclásico diseñados por el arquitecto Francisco García Mercadal. Pero, los madrileños siguieron llamando al parque por el nombre antiguo de las caballerizas, y así ha sido hasta nuestros días.

Limitados por la calle Bailén y la Cuesta de San Vicente, los jardines fueron levantados sobre la terraza colgante del Campo del Moro.

El espacio está dividido en tres áreas. La inferior está presidida por un estanque con sus fuentes, y adornada con figuras, setos y árboles distribuidos de forma geométrica.

Zona intermedia

Zona intermedia

Desde la zona intermedia, rodeada de pinos, es desde donde se aprecia mejor toda la panorámica del Palacio Real. Además, a ciertas horas de la tarde se obtienen fotografías increíbles con los reflejos del edificio en el agua. Si te colocas de espaldas al mismo, lograrás que los reflejos sean de la Torre de Madrid.

Estanque de los Jardines de Sabatini

Estanque de los Jardines de Sabatini

A mano derecha de la zona intermedia, se encuentra el área más superior, cubierta de cedros.

El acceso a los jardines se puede realizar a través de las escaleras de la calle Bailén o mediante las de la Cuesta de San Vicente. Estas últimas están situadas frente a la Terraza de Sabatini, de donde disfrutarás de impresionantes vistas del Palacio de Oriente.

Si quieres conocer más rincones verdes, te recomendamos nuestra página Los mejores jardines de Madrid.

Dónde: C/ Bailén, 2

Metro: Plaza de España/Ópera

Entrada gratuita

Horarios: L-D: de 09:00 a 21:00 h

Punto fuerte: los reflejos del Palacio de Oriente en su estanque. Vistas increíbles.

 

Jardines de Sabatini

Si te gusta, comparte:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.mas informacion

ACEPTAR
Aviso de cookies