Si te gusta, comparte:

Es punto de visita obligada para los turistas, pero no todos los madrileños se han tomado el tiempo de visitar el Real Jardín Botánico.

Está situado en pleno centro de la ciudad, próximo al Museo del Prado, y es uno de esos lugares recogidos donde se puede disfrutar de la calma y la naturaleza.

Entrada al Real Jardín Botánico

Entrada al Real Jardín Botánico




Este remanso de paz debemos de agradecérselo a Carlos III, quien decidió trasladar el Real Jardín Botánico, fundado por Fernando VI y ubicado a orillas del río Manzanares, a las proximidades del Museo de las Ciencias que se estaba construyendo a finales del siglo XVIII. En la actualidad el Museo de las Ciencias ha pasado a ser el Museo del Prado, pero los jardines han permanecido para mostrar a los visitantes más de dos siglos de historia y conocimientos relacionados con la Botánica.

La pasión de Carlos III sigue viva en la actualidad, y este espacio, que depende del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, organiza infinidad de actividades de carácter divulgativo, como jornadas y exposiciones.

Paseo del Real Jardín Botánico

Paseo del Real Jardín Botánico

Es también un lugar perfecto para que los más pequeños experimenten en algunos de los talleres que organizan periódicamente. No dejéis de visitar la página web del jardín si estáis interesados en alguna de las actividades que proponen.(http://www.rjb.csic.es/jardinbotanico/jardin/)

Si eres un apasionado de la botánica te recomendamos las visitas guiadas, en las que el monitor te explicará la multitud de especies del jardín, desde los puerros hasta las plantas más exóticas. No hay que olvidar, que entre los siglos XVIII y XIX recibía los envíos de las expediciones científicas promovidas por la Corona. Semillas, plantas, frutos, maderas y pliegos de herbario acrecentaban las colecciones científicas y del jardín.

Si decides perderte por el jardín para descubrir sus rincones escondidos, encontrarás retazos de historia, curiosidades o detalles botánicos en los carteles colocados a lo largo del camino.

Detalle de flor

Detalle de flor

Una de las zonas que más agradan en los meses más fríos del año es la de los invernaderos. En el recorrido pasarás de la zona desértica a la zona subtropical, y posteriormente a la zona tropical, en las que se reproducen las condiciones de luz, temperatura y humedad apropiadas para el crecimiento de una variada colección de plantas exóticas pertenecientes a cada una de estas zonas climáticas. Como curiosidad, este invernadero emplea energías totalmente limpias.

El antiguo invernadero del siglo XIX reúne actualmente plantas tropicales, acuáticas, helechos y musgos, que requieren humedad constante y el calor del sol.

Zona tropical

Zona tropical

Si os acercáis este otoño, en el Pabellón de Villanueva se expone “Miradas desde el Real Jardín Botánico”, con las mejores obras de la artista madrileña Carmen Varela. (http://www.rjb.csic.es/jardinbotanico/jardin/contenido.php?Pag=106&tipo=noticia&cod=5298)

 

Nombre: Real Jardín Botánico

Dirección: Plaza de Murillo 2, 28014, Madrid

Metro cercano: Atocha

Mejor época para visitarlo: Primavera, verano, otoño

Punto fuerte: Amplia colección botánica.

Jardín Botánico

Si te gusta, comparte:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.mas informacion

ACEPTAR
Aviso de cookies